ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE PARA PROTECCIÓN (PELIGROS, DESGRACIAS, PERCANCES EN VIAJES, ENFERMEDADES...)



Acuérdate, piadosísima Virgen María de Guadalupe, 
que en tus celestiales apariciones 
en la montaña del Tepeyac, 
prometiste mostrar tu clemencia amorosa y tu compasión 
a los que te veneramos y amamos, 
a los que te buscamos y solicitamos tu protección 
y a Ti clamamos en nuestras debilidades y aflicciones, 
ofreciéndonos escuchar nuestros ruegos, 
enjugar nuestras lágrimas y darnos consuelo y alivio. 

 Jamás se ha oído decir que ninguno
de los que hemos implorado tu seguro abrigo,
y hemos buscado en ti refugio
 y auxilio,
hayamos sido abandonados. 

 
Con esta confianza acudimos a Ti,
siempre Virgen María, Madre del Dios verdadero,
y aunque gimiendo bajo el peso de nuestros pecados,
venimos a postrarnos en tu presencia soberana,
seguros de que te has de dignar
cumplir misericordiosa tus promesas. 

Confiamos que no ha de molestarnos ni afligirnos 
percance ni desgracia alguna,
ni tendremos que temer enfermedad ni peligro, 
ni accidente penoso, ni riesgo en viaje,
ni trance lastimoso, ni aflicción, ni pena, ni dolor alguno,
estando bajo tu cuidado, bajo tu sombra y amparo. 

Ya que en admirable imagen 
has querido quedarte con nosotros, 
Tú que eres nuestra Madre, nuestra salud y vida, 
estando en tu regazo maternal

y corriendo en todo por tu cuenta, 
no necesitamos ya de ninguna otra cosa. 

No deseches, ¡oh, Santa Madre de Dios!

nuestras súplicas, antes bien,
inclina a ellas tus oídos compasivos
y escúchanos favorablemente.

 Amén.+

Pedir ahora lo que se desea conseguir.

Rezar tres Avemarías, Padrenuestro y Gloria.

Esta oración es muy eficaz para protección
y debe hacerse, junto a los rezos, siete días seguidos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario