ORACION A LA VIRGEN DEL CARMELO POR LAS ALMAS DEL PURGATORIO



¡Virgen Santa!

 Durante toda mi vida habéis sido mi tierna Madre;
 Vos me habéis obtenido gracias sin número
 en todos los peligros y en todas mis penas,
 y Vos no me abandonaréis
 en la hora terrible de mi muerte.

 Mas hoy os pido una gracia especial,
 como bondadosa consoladora de los afligidos,
 y es la de que tengáis piedad de las almas 
a las que sus culpas
 retienen cautivas en el fuego del Purgatorio. 

Vos, amantísima Reina del Carmelo,
 me habéis permitido que os llame
 mi buena y dulce Madre:
 sedlo también de las infortunadas almas
 por las cuales yo suplico
 a vuestro corazón tan compasivo. 

 
Dejaos conmover por mis lágrimas y mis plegarias,
 para que los sufridos lamentos
 que parten de aquel lugar
 de tristeza y de miseria lleguen hasta Vos,
 y, cual piadosa medianera entre Dios
 y las almas que están allí detenidas,
 obtener su pronta liberación.

 Esta es la gracia que os solicito
 ¡oh Madre de Dios!
 y que os ruego concedáis a vuestros hijos.

No dejéis de utilizar el poder
 que se dignó concederos vuestro Unigénito Hijo,
 especialmente en el día vuestro del sábado.

 Amén. + 

Especificar la petición. 

Rezar la Salve, Padrenuestro, Avemaría y Gloria. 

Repetir todo tres días seguidos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario