ORACION A LA VIRGEN DE LA ABUNDANCIA PARA GRAVES NECESIDADES




Virgen Santísima, Madre de Dios,
María Santísima de la Abundancia,
Reina del cielo y de la tierra,
desde vuestro trono de gloria dirigid hacia nosotros
vuestra mirada piadosa. 

Desde siempre, en pueblos y naciones, 
en todo tiempo y lugar, 
llenos de confianza en vuestra maternal protección
os invocaron con el dulce nombre
de Madre de la Abundancia,
encomendándoos la fertilidad de los campos,
el fruto de sus sudores,
y el bienestar de sus hogares,
y no fueron jamás abandonados. 

 
También nosotros,
a imitación de nuestros antepasados,
postrados a vuestros pies
nos encomendamos a Vos.

Bendecid, Oh Madre,
nuestros campos, nuestras ciudades,
nuestras fatigas, y nuestros sudores,
bendecid nuestros hogares,
nuestros trabajos y nuestros anhelos.

Aliviad, Oh Madre,
las dificultades, estrecheces y carencias
por las que pasamos en estos momentos,
dadnos solución para nuestras graves necesidades:

(pedir con inmensa fe lo que se desea conseguir).

Dadnos, Oh Madre de la Abundancia,
consuelo y amparo
en nuestros dolores, en nuestras fatalidades,
remediad, os suplicamos,
nuestros apuros terrenales,
los fracasos, miserias y ruinas económicas.

Alejad las tempestades devastadoras,
los incendios, inundaciones
y otros males y desgracias.

Apartad de nosotros, Oh Madre,
las enfermedades, sufrimientos y dolores,
el infortunio, el abatimiento y la desesperanza.

No dejéis, Oh Madre, que pasemos penurias,
de manera que provistos de las cosas necesarias
para la vida temporal,
podamos dedicarnos con mayor fervor
a la salvación de nuestra alma.

Amén. +

¡VIRGEN SANTISIMA DE LA ABUNDANCIA
RUEGA POR NOSOTROS!

Rezar siete Avemarías y Gloria. 

Hacer la oración y los rezos tres días seguidos. 

2 comentarios:

  1. Virgen de la abundancia consigue del Señor ayuda para mi padre para que encuentre trabajo y finalicen los agobios de dinero en nuestro hogar, yo estoy enferma y no puedo ayudar en el mantenimiento y necesidades en la familia, estamos pasando tan malos momentos que no vemos futuro ni salida, no nos dejes.

    ResponderEliminar